México

Los mejores lugares para viajar en invierno

Cada año, el invierno nos visita regalándonos pretextos para sacar del clóset suéteres y gorros, beber chocolatito caliente y, sobre todo, aprovechar las vacaciones para recorrer distintos rincones del país.

Gracias a su privilegiada ubicación geográfica, México cuenta con una gran variedad de climas, por lo que regala a sus viajeros la oportunidad de despedir el año (o darle la bienvenida al nuevo) en un lugar tapizado con nieve o en una playa bajo los rayos del sol. ¿Tú a qué club perteneces?

Si lo tuyo es el frío o, por el contrario, buscas huir de él, si te gustan los destinos históricos, viajas en familia o tu presupuesto te permite salir del territorio nacional, aquí encontrarás la opción perfecta para visitar durante tus próximas vacaciones invernales. Te aseguramos que la que elijas cumplirá tus expectativas ya que son destinos con mucho que brindar a sus huéspedes.

Tip de viaje de trivago: ¿Sabías que puedes buscar ofertas y comparar precios utilizando un filtro de cancelación gratuita en trivago? ¡La flexibilidad es la clave!

Destinos cerca de las grandes ciudades

Es cierto que las grandes capitales del país como Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey cuentan con una gran oferta cultural y de entretenimiento para satisfacer al más exigente. Sin embargo, sus habitantes muchas veces buscan escapar de ellas para experimentar la vida en lugares más tranquilos y cercanos a la naturaleza.

Solo 140 kilómetros separan a Ciudad de México de Valle de Bravo, idílico pueblo de casas blancas y techos de teja. Vuela en un parapente, prueba la cecina vallenasa y visita sus iglesias y templos para redondear tu viaje. Desde Guadalajara maneja 50 minutos y estarás en Chapala, hermosa población que bordea el lago más grande de México. Súbete a una lancha y disfruta de un paseo o excursión. Y desde Monterrey recorre 40 kilómetros para llegar a Cadereyta, que a pesar de formar parte de la Zona Metropolitana de Monterrey, ofrece alternativas al asfalto como las cavernas de Grutas El Mezcal.

Ciudades y pueblos llenos de historia y tradición

En México hay registrados 121 Pueblos Mágicos, llamados así porque en ellos es posible absorber elementos de la identidad nacional que hace de México un país sin igual. Leyendas, hechos históricos y un particular encanto los convierten en lugares perfectos para visitar en invierno, verano o cualquier estación.

En Guanajuato destaca San Miguel de Allende, con propuestas muy interesantes en arte y gastronomía. Una misión jesuita a 3 kilómetros del mar fue la precursora de Todos Santos, hermosa ciudad en la que se mezclan la arquitectura colonial y la californiana. La ballena jorobada es el visitante de honor cada invierno y avistarlas es un espectáculo único. A menos de hora y media de Cuernavaca, ya en Guerrero, está Taxco, paraíso de la plata y cuna de uno de los templos más hermosos del país, Santa Prisca.

Lugares llenos de nieve

Siempre que pensamos en resorts para esquiar, nuestra mente viaja fuera de México. Sin embargo, ¿sabías que es posible deslizarte sobre esquíes en tu propio país?

Bosques de Monterreal es un complejo turístico y de vivienda en Coahuila que cuenta con su propia pista de nieve artificial para practicar ese increíble deporte. En el vecino estado de Chihuahua cae la nieve en lugares mágicos como Creel, puerta de entrada a las imponentes Barrancas del Cobre. En el centro del mapa, a 22 kilómetros de la capital del Estado de México, está el Nevado de Toluca. Este volcán activo está cubierto de nieve en sus partes más altas y cada invierno sus faldas son campo de batalla de guerras de bolas de nieve y hogar de muñecos con nariz de zanahoria.

Sitios perfectos para compartir en familia

La temporada de invierno coincide con muchas de las fiestas del año que son importantes para nosotros los mexicanos. Navidad y Año Nuevo son fechas en las que acostumbramos reunirnos con los nuestros, ya sea en casa o fuera de ella.

¿Por qué no propiciar este año una reunión con los que más queremos y alquilar una casa en Ciudad de México para celebrar la vida juntos? ¿O qué tal rentar un departamento en una playa relajada, pero con mucho sabor, como Sayulita? Si prefieres que juntos descubran una época muy importante del sureste mexicano, hospedarse en una antigua hacienda henequenera de Yucatán es una atinada decisión.

Oasis para escapar del frío

Existen personas que en verdad padecen el frío y no disfrutan en absoluto cuando el termómetro desciende de forma significativa. Yo no pertenezco al club pero en mi familia sí hay quien busca un rayito hasta debajo de un frondoso árbol. Por eso puedo contarte sobre lugares a los que hemos salido corriendo en fin de año persiguiendo su clima templado o incluso caluroso.

En Mérida, capital de Yucatán, la temperatura rara vez baja de 14º C. Es, además, la ciudad más segura del país y sus construcciones, de influencia francesa, son simplemente hermosas. Veracruz es un puerto del Golfo atrapado en el tiempo y donde se comen algunos de los mejores mariscos del país. La bahía más hermosa del mundo, Acapulco, cuenta no solo con un clima privilegiado sino también con un ambiente incomparable durante los últimos días de diciembre.

Paraísos del otro lado de la frontera

Nuestro vecino país del norte cuenta con parajes de ensueño en donde es posible pasar unos días inolvidables durante el invierno. ¿Se te antoja conocer una de las estaciones de esquí más exclusivas del mundo? ¿Qué tal hacer el conteo de fin de año en Times Square, una de las plazas más famosas del orbe, o sentarte a una mesa de póquer en el casino más grande de la Tierra?

Aspen, en Colorado, es consentido de los millonarios y famosos que encuentran en sus calles y hoteles el resguardo perfecto para dedicar sus energías a retar las complejas pistas para ski y snowboard. Nueva York ha sido retratado en invierno en películas y novelas tantas veces con justa razón. Patinar en Central Park y recorrer las calles de Manhattan con los copos aterrizándome en los hombros es uno de los recuerdos consentidos de mi memoria. Los más prácticos que nostálgicos encontrarán mayor placer en recorrer los pasillos de maquinitas y mesas en Las Vegas, la ciudad en la que lo que pasa se queda, aún en diciembre.