CentroRelaxLos Pueblos Mágicos de México que te van a enamorar

Descubre los mejores tips, actividades y hoteles en el pueblo mágico de Valle de Bravo

Por , 12 de octubre de 2018

Valle de Bravo, el destino consentido de muchos que disfrutan de los deportes acuáticos, de los que buscan el clima perfecto, y de quienes quieren pasar un fin de semana relajado.

Tanto hablar del destino favorito de los capitalinos, nos hizo investigar un poco sobre lo que Valle de Bravo podría ofrecer. Lo que encontramos fue un pueblo con muchísimos espacios de relajación, actividades, y la tranquilidad de unas calles empedradas que ya no se encuentra tan fácil en este país. Por eso, cuando llegamos ahí, simplemente nos preguntamos “¿Por qué tardamos tanto en conocer este paraíso?”

nomadarte trivago

trivago y los bloggers de Nomadarte te muestran el lado que no conocías de los Pueblos Mágicos. Cynthia y Gustavo recorrieron toda Latinoamérica en coche y ahora lo hacen por México ¡toma nota de sus

mejores tips!

Valle de Bravo se encuentra en el suroeste del Estado de México, a menos de dos horas de la Ciudad de México, este destino es el favorito de muchos para despejarse del estrés de la capital y es aquí donde se han construido grandes mansiones a la orilla del gran lago, y donde la actividad turística no se detiene.

Este sorprendente lago artificial es muy conocido por tener uno de los mejores climas de todo México, mantiene una temperatura templada y el gran bosque que lo rodea, reúne cientos de aves y hermosas mariposas monarcas en el invierno.

El Santuario

El hermoso camino que lleva a Valle está rodeado de grandes árboles. Kilómetros antes de llegar al pueblo tuvimos desviarnos hacia la derecha, ese camino bordeando el lago nos iba a llevar al hotel que después de buscar la mejor vista de todo Valle de Bravo habíamos elegido, su nombre es “El Santuario Resort & Spa”.

Se encuentra en una gran montaña de cuarzo, es una reserva ecológica de más de un millón de metros, una parte está como residencial y otro espacio es el hotel, está comprobado que en El Santuario hay 8 grados más de temperatura debido a la energía del cuarzo que allí prevalece.

Para recibirnos, una gran fuente con un cisne nos dio la bienvenida. El cisne representa el nacimiento del sol y se otorga a cada huésped como guía espiritual. Al hacer el check in, nos dijeron que el destino te asigna la habitación. Nosotros tuvimos la número 25 “La inocencia” (lo inesperado).

Nos acompañaron a la habitación y fueron enseñando poco a poco cada uno de los espacios, El Santuario está hecho para hacerte recordar EL AQUÍ Y EL AHORA, las escaleras de piano con movimiento te hace concentrarte en cada paso que vas dando, recordarte el presente. Mientras todo esto sucede la música de mantras se escucha por los espacios abiertos y el olor a incienso comienza a relajarte.

Para nuestra estancia reservamos una Master Suite que tiene una gran cama King Size, con un baño hermoso estilo rústico y amenidades con olores deliciosos, una de las razones principales por las que decidimos hospedarnos en El Santuario fue que dentro de la Suite hay una alberca con agua caliente y desde donde puedes descansar y apreciar el lago con Valle de Bravo de frente. ¡Una maravilla que nunca habíamos vivido!

Durante ese primer día nos dimos a la tarea de recorrer el maravilloso hotel, la forma en que está construida, la gran vista al lago y el significado de cada espacio nos encantó, tuvimos oportunidad de disfrutar de las albercas y jacuzzis, el sin fin con el lago de frente hizo que estuviéramos seguros en la decisión que habíamos tomado ¡Estábamos en el hotel con mejor vista al lago de Valle de Bravo!

Ver hotel

Teníamos ya todo organizado, temazcal, meditación, masaje y comida internacional, ahora solo tocaba disfrutarlo.

Recorriendo el Pueblo 

Para llegar hasta Valle de Bravo hay que tomar el camino de regreso a la carretera, kilómetros más adelante, el pueblo nos recibió con casitas pintorescas y un poco de tráfico por lo que lo mejor fue dejar el auto estacionado y comenzar a recorrerlo a pie.

Valle de Bravo es un pueblo pequeño donde lo más importante es recorrer la Plaza Independencia, el Jardín Central y ver la maravillosa Iglesia de San Francisco. Si buscas un lado un poco más cultural puedes ir a la Casa de la Cultura o al Museo Arqueológico, donde está el cristo negro que dicen, es milagroso.

Los mejores días para visitar el pueblo mágico es el fin de semana, todos los negocios están abiertos, hay música y eventos culturales, si buscas días con más tranquilidad entonces intenta ir entre semana.

El Gran Lago

El lago fue creado de manera artificial con agua que viene del río Avándaro, hay también otro río que se llama San Juan, esta caudalosa agua da origen a varias cascadas que vale mucho la pena visitarlas.

La más famosa de ellas es la Cascada Velo de la Novia que se encuentra en el pueblo de Avándaro, tiene una caída de 35 metros de altura,  este pueblo es aún más exclusivo que Valle de Bravo, con un estilo europeo las calles te van llevando hacia una bella cascada, la entrada es gratuita y si vas con tiempo y buen clima hay muchos espacios para comer y pasar un día muy ameno.

La vista Panorámica

A pesar de tener desde El Santuario una vista increíble, no hay nada más bonito que verlo desde las alturas y hay dos formas de lograrlo, si te gustan los deportes extremos puedes volar en parapente y disfrutar de todo el pueblo mágico como un pájaro, asombrarte de la grandeza del lugar y dejarte llevar por el viento. Otra forma más tradicional y apta para cualquiera es subir al Cerro de la Cruz y admirarlo desde allí en todo su esplendor. ¡La vista merece cualquiera de los dos esfuerzos!

Temazcal y Spa

Una de las grandes razones por las que elegimos Valle de Bravo fue su gran reputación en el tema de Temazcales y “El Santuario” se distingue por ofrecer una experiencia mágica, nosotros tuvimos la oportunidad de hacer una sesión para dos personas y fue maravilloso, la música, los cantos, y las palabras que el chamán nos daba dentro del vientre sagrado de la tierra nos dejó tan relajados que ese día ya no tuvimos ganas de nada, más que de pensar en lo que habíamos vivido allí dentro.

También reservamos en el Spa para tomar el masaje Santuario que es una combinación entre shiatsu, reflexología y piedras basálticas. ¡uno de los más ricos que hemos tomado en todos nuestros viajes! 100% recomendado.

Ver hoteles

Actividades Acuáticas.

Y si por algo se distingue Valle es por las mil cosas que puedes hacer dentro del lago, nosotros como íbamos en un mood un poco zen optamos por hacer SUP, las tablas te las rentan en el hotel y salimos desde el muelle que está allí mismo. Además también puedes hacer jetsurf, kayak, pesca deportiva, motos acuáticas entre muchas más cosas. Lo impresionante aquí es que hay para todos los gustos, para todos los tipos de viaje y en un mismo lugar!

La mejor parte viene cuando se habla de comida, en Valle hay para todos los gustos, nosotros somos fan de las pizzas y fuimos a comer a un restaurante muy recomendado y no nos falló. En Dipao Pizza pedimos una pizza con jamón serrano y aceitunas para 2 personas, con bebidas y pan casero de cortesía pagamos $300.

También disfrutamos de desayunos, comidas y cenas dentro del mismo hotel, ¡todo delicioso! La cena de 8 tiempos es un deleite al paladar, pruebas salmón, cordero, ensaladas refrescantes y postres exquisitos.

En Valle encontramos el espacio perfecto para meditar, descansar, sacar el lado espiritual y disfrutar de una vista increíble desde “El Santuario” al final todo lo que llegamos pensando de este famoso pueblo mágico cambio, y ese cambio siempre se da gracias a las experiencias que vives y en El Santuario pasamos uno de nuestros mejores viajes en México.

Ver hoteles